Las artes, caminos de paz: una exposición del cole para el barrio.

Con motivo de la festividad de la paz que celebramos cada 30 de enero, nos dimos cita en el patio del colegio para cantar una canción que nos recuerda lo importante que son los buenos tratos entre las personas. El vídeo que aquí reproducimos recoge el momento en que todo el alumnado y el profesorado non reuníamos, llenábamos bien los pulmones y mandábamos ese mensaje esperanzado al barrio y al mundo entero.

Pero este evento solo era un comienzo. No podíamos dejar pasar la oportunidad de dar un pasito más allá y reflexionar en las propias aulas mientras realizábamos algún tipo de obra artística porque disfrutar de la paz, como disfrutar del arte, son maneras bien semejantes de sacarle chispa a la vida.

En la Antigüedad, las musas inspiraban la práctica de las artes. Hoy, las nueve artes que se abren camino en la escuela necesitan tiempo, cariño y audacia. Esta exposición que acabó el pasado viernes 3 de marzo reunió esculturas, fotografías, textos, dibujos y vídeos que ha realizado la totalidad del alumnado de este centro. Todas las obras nos recuerdan que el sentido de lo que hacemos nace de la belleza, de la buena intención y de la verdad que los niños y las niñas deben conocer. Una exposición no es una mera propuesta estética, es un espacio de reflexión, no solo sobre la paz. La paz concita la verdad (la justicia, el fondo de las cosas), la bondad (la compasión, es decir, la empatía y el compromiso) y la belleza en las acciones (la observancia de las formas, aunque no solo, como vamos a ver).

La paz es una idea de vasto contenido, que no deja de ocupar tiempo en los medios de comunicación, pero que no acaba de alcanzarse quizá porque olvidamos las pequeñas acciones que la mantienen viva cada día. Y es que de sobra sabemos que la injusticia nunca trae la paz por más que se dicten documentos que la programen o la sometan a estrictos protocolos incumplidos hasta la saciedad. 

 

Si alcanzar tan elevado propósito parece imposible, ¿qué podríamos hacer para traerla a nuestra vera y dejarla crecer con calma y sin sometimientos? En nuestro cole de San Jorge sabemos lo que ya se sabe desde la Grecia Clásica: que la belleza no solo es el esplendor de la verdad sino que también es el camino más seguro para alcanzar la bondad. Porque sin bondad, ni justicia, no puede haber paz. Así, con tanta humildad como determinación, podemos decidir dar todo el sitio necesario para aquellas acciones educativas que nos hacen avanzar personal y comunitariamente en la creación del sentido de lo que hacemos, aplacando cualquier expresión que afee lo que somos las personas y engrandeciendo lo que embellezca nuestra vida. 

Sigue leyendo

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Con el Carnaval 2023 recordamos los 50 años del colegio

El pasado viernes 17 de febrero fue un día especialísimo porque celebramos, ¡por fin!, la fiesta del Carnaval. Y esta vez por todo lo grande. Sin restricciones. Sin miedos ni precauciones. Comenzamos la entrada al blog de una forma que nos recuerda a la anterior, que dedicamos a Santa Águeda, pero el propósito de ambas fiestas no se parece, ni su puesta en escena, ni tampoco la forma de disfrutar. El carnaval derrocha colorido y audacia en los disfraces, ilusión y alegría desbordante puesto que se canta, se baila, se sonríe, se posa, se siente una observada y se observa sin perder detalle de lo que sucede alrededor. En definitiva, se mira sin filtro a los demás, porque el carnaval nace para eso.

Como en otras ocasiones, desfilamos ante nuestra gente en el patio cubierto. Quienes vinisteis al colegio os situasteis tras la cinta colocada alrededor del campo de fútbol porque los desfilantes iban a recorrer su perímetro sin que nada se os escapara. Justo aquí debajo tenéis una muestra de lo que pasó por la mañana, mientras tenía lugar el festival y también después, así que dadle al play del vídeo que nos encontramos a la vuelta de ese miniviaje temporal que nos lleva otra vez al viernes.

El espíritu del carnaval es libre y transgresor. Para darle sentido nos vale con encontrar un par de prendas de vestir en algún armario o rescatar unos buenos pedazos de cartón en el cole para confeccionar un atuendo y emplearlo en dar un vuelco a nuestra apariencia cotidiana. Vestirse de quien no se es, exagerar algo de la propia identidad o, simplemente, darle un toque atrevido, grotesco incluso, es otro aprendizaje. Más aún si lo empleamos para reivindicar algo que nos hace mejores al reclamar respeto por lo que nos importa o al denunciar lo que, de ninguna manera, se debe consentir. ¿Y de qué hablaban nuestros disfraces? ¿Qué querían decir nuestros chicos y chicas? Nos comunicamos, y a eso damos siempre un especial valor,  mediante palabras. Pero tan cierto como eso es que  mandamos constantes mensajes cuidando nuestra forma de vestir, moviéndonos de una determinada manera, enfatizando ciertos gestos o enmascarando otros. En el carnaval se da cita todo ello y muchas, muchas otras cosas.

 La gente más menudica del cole, disfrazada de lunas y estrellas, y moviéndose al son de una música tan conocida como inolvidable, nos recordó que en 2011 el premio Nobel de Física fue para dos equipos  de investigación que demostraron que el universo sigue haciéndose más y más grande. El grupo de cuatro años llevó la atención al espacio interplanetario, explorado también por mujeres astronautas. A continuación, los chicos y chicas de cinco años llevaron vida, sonrisas y desparpajo desbordante a los inertes planetas de nuestro sistema solar. El alumnado de primero alertó de lo necesario que es comprometerse con el cuidado de nuestro planeta y arrimar el hombro como lo hacen valientes ecologistas en todo el mundo. Seguidamente, sus compas de segundo se manifestaban, ¡y cómo! en pro de la defensa de la Tierra, de la vida en ella y de la humanidad. El alumnado de tercero nos trajo la emoción de los payasos de la tele y sus melodías, que siguen envolviendo nuestros recuerdos, y la canción del cumpleaños feliz de Parchís, aquel grupo musical que popularizó no pocas canciones. Después llegó el momento olímpico: el recuerdo del mítico lanzamiento de la flecha que rasgó el cielo de Barcelona para encender el pebetero. Todos estos hechos se sucedían al tiempo que el cole de San Jorge se hacía mayor y llegaba otro de una enorme importancia: la irrupción del euro en nuestras vidas. Las chicas y chicos de quinto nos recuerdan a quienes sí guardamos aquello en la memoria que la historia avanza inexorable pero que cualquier dificultad es una oportunidad para crecer y progresar. Con ese espíritu recordaba el colegio, de la mano del alumnado de sexto, que el 1 de enero de 1986 España entraba en la Unión Europea, lo que nos dio pie a visibilizar, mientras sonaba el Himno de la alegría, a todos los países que hoy la conforman.

Ningún texto puede sustituir a la propia emoción de lo vivido por más que las palabras proporcionen un marco de entendimiento a la gente más despistadilla. Así, la imagen se vuelve insustituible en estas ocasiones y por ello agradecemos especialmente la participación de la APYMA en la elaboración del vídeo que encabeza esta entrada y en la toma de fotografías que podéis ver pinchando AQUÍ. La colección de fotos es extensa, así que os animamos a que reservéis un ratico para echarles un vistazo. En ella aparece toda la chavalería,  y al mando  el profesorado, dándolo todo para que una fiesta tan nuestra luciera como siempre lo hace. A pesar de que ha habido que dedicar mucho tiempo a la preparación del carnaval, ha vuelto a merecer la pena. Vaya que sí.

¡Viva el Carnaval!

 

 

 

…..

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Por Santa Águeda, como una gran familia.

Vivir las tradiciones con alegría nos une como comunidad. Aunque la festividad de Santa Águeda se vincula especialmente con la cultura vasca, cada año todo el alumnado del cole, hable o no euskera, se reúne para escuchar cómo cantan las canciones que interpreta el alumnado que sí lo estudia. Este 2023 ha ocurrido de nuevo aunque con una novedad respecto a los años anteriores: hemos podido reconquistar el interior de la escuela y convertirlo en escenario improvisado.

Los descansillos de los tres pisos del edificio de Primaria y la sala de psicomotricidad del edificio de Infantil han sido los lugares donde nos hemos congregado para escuchar las canciones que en tantas ciudades y pueblos entonan los coros callejeros. Pero no todo es escuchar; también , y sobre todo los más pequeños, observamos atentamente cómo las makilas, los palos, golpeaban rítmicamente el suelo para anunciar que, aunque haga mucho frío estos días, el invierno va pasando y que enseguida llegará la primavera y, con ella, el despertar de la tierra.

Los vídeos que incorporamos a esta entrada nos dan una idea de cómo discurrió la fiesta, de lo bien que lo pasamos y de que la música, como todas las artes, transforma el vínculo entre las personas hasta hacer que nos sintamos parte de una misma familia, la familia del cole de San Jorge. Y es que la música no es que amanse a las fieras, es que nos esponja el corazón… Hasta hay quien dice que primero hay que bailar y después pensar porque es primordial hacer antes lo más importante… Seguro es exagerado, pero lo sería más aún pensar que la música solo es un complemento o un mero pasatiempo. La música acompaña a las personas, que avanzamos siguiendo el ritmo del corazón.

¡Viva la música! ¡Viva santa Águeda!

Publicado en Noticias | Deja un comentario